Saltar al contenido

Riesgos ambientales amenazan los avances conseguidos por América Latina y el Caribe en reducción de la pobreza y la desigualdad

El lanzamiento regional del Informe —que lleva por título Sostenibilidad y equidad: Un mejor futuro para todos— se llevó a cabo en Lima, en un acto encabezado por el Presidente de Perú, Ollanta Humala, el Director Regional para América Latina y el Caribe del PNUD y Subsecretario General de la ONU, Heraldo Muñoz, y la Coordinadora Residente del Sistema ONU en Perú y Representante Residente del PNUD, Rebeca Arias.

“Sin equidad social, peligra la sostenibilidad ambiental del planeta; sin acciones concertadas de protección del medio ambiente, el crecimiento amplifica aún más las diferencias entre ricos y pobres”, dijo Muñoz.  “Los ciudadanos de América Latina y el Caribe debemos tomar conciencia de que poseemos más recursos de biodiversidad que ningún otro continente en el mundo. Sólo América del Sur tiene casi la mitad de la biodiversidad terrestre, más de un cuarto de sus bosques, y es la más biológicamente diversa del mundo. Es necesario avanzar hacia un modelo de desarrollo que reconozca el valor económico que aportan la biodiversidad y los ecosistemas”, agregó el Director Regional del PNUD.

Pese al progreso de la región en materia de desarrollo, el Informe de 2011 advierte que la rápida deforestación y otras amenazas ambientales podrían eclipsar los logros regionales y obstruir los avances. En ese contexto, hace un llamado a tomar medidas audaces, tanto al interior de las naciones como a nivel internacional, para hacer frente a los desafíos que plantea el clima, como el aumento del nivel del mar que afectará intensamente las islas caribeñas y las zonas costeras continentales.

En junio de 2012, la atención mundial se volcará hacia América Latina cuando se lleve a cabo la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible en Río de Janeiro, Brasil, la misma ciudad donde hace 20 años se marcó un hito con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo.

La deforestación ha disminuido su avance en América Latina y el Caribe y si bien algunos países de la región siguen explotando sus reservas forestales a un ritmo insostenible —con pérdidas que según el Informe llegan a casi un millón de kilómetros cuadrados de bosques entre 1990 y 2010— también hay resultados muy positivos.

La tendencia comenzó a revertirse en 2005, principalmente gracias a una serie de medidas destinadas a combatir la desforestación en el Amazonas brasileño: a fines de 2009, la tasa anual de tala en la zona había disminuido en 70%. Esto contrasta con las enormes pérdidas de cubierta forestal en gran parte de América Central vinculadas con la fuerte dependencia de la leña y el carbón para cocinar.

“A largo plazo, la deforestación y la sobreexplotación de la tierra y los cursos de agua pueden amenazar los medios de vida, la disponibilidad de agua dulce y los recursos renovables esenciales, como la pesca”, sostienen los autores del Informe, al tiempo que agregan que tales problemas pueden magnificar los desequilibrios de poder y de oportunidades.

La conciencia del público sobre los riesgos que entraña el cambio climático es relativamente alta en América Latina y el Caribe. Las encuestas de opinión muestran que 95% de los entrevistados cree que el calentamiento global es una amenaza ambiental grave, en comparación con el promedio mundial de 68%.